Tuesday, September 25, 2012

Del azúcar, su emplazamiento vikingo 

Esta entrega la comenzaré (muy a lo gringo) con una aclaración o renuncia: Nada de lo que aquí se diga tiene la intención de ofender, juzgar o mancillar la imagen del sujeto de análisis. Se trata por el contrario de unas reflexiones largamente contenidas y desnudas en su intento indagatorio. 

Para quienes no la conocen aún, aquí les va: Azucala Latinviking Cuba -absténgase de leer sin ver el video antes.



El primero de su serie de cortos me llegó a través de la página en facebook de un reconocidísimo poeta y dramaturgo cubano. Decía aquel: "a ella sí que nadie va a echarle a perder el domingo con nostalgias de exilio". Más tarde, comencé a ver los videos repetidos en las páginas de la mayor parte de mis amigos poetas, académicos de alto rango, egresados de la Escuela de Artes y Letras de la Universidad de La Habana y hasta en la de colegas de las islas vecinas; pensadores de calibre. La mayoría reía, celebraba esta aparición reivindicativa de los cubano allá en tierras vikingas (Farsund, Noruega para ser exactos) y en su totalidad la tenían como 'contacto' en el face. Interesante -me dije- y me reí y me la pedí de contacto yo también -no fuera a estar fuera de onda o poniéndome vieja y conservadora.

Luego me atreví (con auténtico pavor) a enseñársela a Maya. La reacción fue la esperada: furia absoluta. Cómo podía ser posible que esta fuera la imagen de Cuba que tuvieran los noruegos? Bajo qué premisas esta chica se adjudicaba este título de ser la embajadora de una cultura que a derechas no conoce? Ya me metí en un lío, pensé. Ya no podré dejar de pensar en el asunto. Y así meses.

Azucala Latinviking Cubana tiene 3882 seguidores en el facebook -nada al lado de los billones de Lady Gaga; pero muchos si pensamos en que no llegamos a 3 millones de cubanos los que accedemos a internet. Si compensamos los cientos de ancianos exiliados que no se conectan con los cientos de personas no cubanas suscritas a Azucala, el número sigue siendo representativo. Maya, por su parte, sólo piensa en los vecinos noruegos a los que Azucala insiste en despertar en cada una de sus entregas de videoasta por cuenta propia.

En este próximo video, la vemos tomar las calles de Farsund, en un intento más de llevar lo que considera nuestras tradiciones hasta los naturales del país que habita:



Y eso está muy bien. Lo mismo hizo en su momento  Desi Arnaz (Ricky Ricardo) cuando permitió que en el programa que compartía con Lucille Ball se representara lo cubano con sombreros mejicanos y mariachis o cuando en muchos restaurantes de Estados Unidos te ponen arroz amarillo con habichuelas negras porque así se comen en la mayor de las Antillas.

Que Azucala insista en despertar al barrio en todos y cada uno de sus videos, que hable imaginariamente con vecinos a los que ordena irse si no les gusta su ruido en casa, que intente patentar su desenfreno como una marca ineludible de lo cubano y que andemos todos muertos de la risa quizá, sólo quizá, debería ser material de análisis. No por el gesto en sí, sino por su proyección, por el impacto real de ese nuevo imaginario y por la revisión de un pasado que ha parido este futuro y por un presente  que desorienta a varios. 

La pregunta que traigo sería la de qué entienden las últimas cuatro generaciones nacidas y criadas en la isla por "cubanidad" y asimismo qué entiende el exilio histórico bajo esta misma etiqueta imaginaria. A riesgo de extenderme demasiado, quiero traer a la mesa cuatro anécdotas que se inter-conectan y que quizá puedan arrojar algún sentido sobre esta capilaridad del nuevo sujeto nacional y transnacional cubano y aquellos performances que en Azucala encuentran síntesis y transmisión. 

Uno: Un par de años atrás alguien colgó el video de una beba de no más de dos años que se movía obscena mientras bailaba ante la celebración y el orgullo de toda su familia. La instaban a bajar hasta el piso meneando su cinturita y pelvis de un modo que solo pudiera recordar el acto sexual. Entonces comenté que por ahí pasaba la degradación de valores de esa nueva Cuba, que inserta sin dudas en lo global, reforzaba lo sexual como único modo de emancipación y libertad. Incluso si se trataba de una bebé, la familia, absorta en la nada, lo vindicaría. Un amigo, especialista en arte y estudios de género, me llamó hipócrita y me dijo que por el baile había pasado históricamente la fruición de lo cubano, lo más sublime de nuestro espíritu, lo mejor de nuestra excepcionalidad. Azucala explota sin dudas este sello histórico de autenticidad.

Dos: Cuando mi madre me visitó en el 2010, proveniente de Cuba (donde aún reside y residirá) no fue posible que se concentrara en una película, programa de televisión, paseo por la ciudad de Nueva York, cena con amigos o video sustancioso en la internet. Sólo quería hablar, hablar, hablar por horas, como si hubiera estado años y años en voto de silencio y hubiera descubierto el truco de Sherezada, ese hablar para vivir; ese aferrarse a su propia palabra para recordarse la validez de su existencia. Desesperada, por la imposibilidad de leer, escribir o simplemente mandar un email, le hablé a una amiga poeta del asunto y me dijo que era todo culpa de la revolución, que los había enloquecido a todos, que su hermana cuando venía de visita a USA, hacía lo mismo. Notemos, pues, la incontinencia verbal que nuestra Azucala padece. En su caso se acompaña del canto; pero en cada uno de sus videos parecería estar espantando al demonio del silencio.

Tres: Un colega investigador de alto rango, afirma sostenidamente que la homofobia en Cuba no tiene nada que ver con la Revolución y sus dirigentes, que es un tema cultural y ahistórico que encuentra referentes desde la colonia misma. Me pregunto a la vez (ya que converjo con él) hasta dónde podemos reclamar ese argumento a favor de quienes han insistido con uñas y dientes en desconectar el nivel diacrónico de la historia cubana, para reforzar sólo sus hazañas post-59? Es decir, cómo vamos a saber de la homofobia histórica si la revolución ha sido sólo una desde 1868, si los valores que trasmite (o sea, homofobia, cárcel, silenciamiento y represión) son los mismos de    Carlos Manuel de Céspedes a Raúl? O más claramente aún: cómo puede saber Azucala que hay una cubanidad que no se reconoce en el ruido, la invasión del espacio privado del otro, la imposición forzada de unos modos de ser y expresar que los vikingos no tendrían que admitir como interesantes?

Cuatro (que se relaciona con la dos): Ayer, pregunté esto a mi compañera de la Escuela de Letras, Miriela Rodríguez, a propósito de la última entrega de Azucala:

yo: Miriela, tú que eres una mujer tan brillante, me puedes explicar este fenómeno teóricamente? choteo? parábola? vernáculo? estetización del solar? sublimación extremada de la cubanidad? Por favor, te necesito. 

Miriela (a otro amigo)Esto es el delirio asere...el experimento social que es Cuba ha dado esto... normal... Delirante asere... 50 años de fundidera Fidel Castro...Aquello es un psiquiátrico a cielo abierto. Si Dante fuera un contemporáneo pondría a esta negra a la entrada del infierno a dar la bienvenida a los condenados.... Este video lo ha puesto en la red el G2…a mí no me jode nadie..."abandonen toda esperanza... esto no tiene arreglo"

Y así nos va... buena suerte a Azucala, Latinviking y a nosotros, perdidos y disueltos entre referentes opuestos, a la deriva en fin, a la deriva siempre...



18 comments:

  1. Este corto de ficción de Claudia Rojas vendría a ser el antídoto, antípoda dramatizado de lo que Azucala hace naturalmente. Gracias, Carlos Torres-Linares por la sugerencia...
    http://www.youtube.com/watch?v=y_RJq98Gzo8

    ReplyDelete
  2. respuesta de Miriela Rodríguez en facebook:
    Mabel, primero gracias por compartir esto conmigo de una manera tan directa, y porque me pueda explicar cosas a mi misma.
    He encendido el pc porque esto no es tan fácil como para escribirlo con el móvil. Yo ni sabía quién era este personaje, lo conocí ayer, de hecho al principio pensé que estaba en la Habana...y luego que estaba en USA. Gracias por aclararme lo de latinvikinga, es que no sabía nada de nada. ella no es un fenómeno tan raro como nos puede parecer, ni tan exclusivo de Cuba, sólo que no queremos aceptarlo..no es fácil.
    Mira, un amigo (periodismo fy3ra, no sé si lo recuerdas pero creo que aun no estabas, él es mayor que yo, y tú más pequeña) Osmani, siempre me aconseja que no me deje vencer por la nostalgia. Me habla de una especie de "vasos comunicantes" entre el amor a Cuba y al resto del mundo, que es saludable tener en equilibrio. A veces, si empiezo el día con un bolero de Beny Moré, o de Panchito Riset, me sonríe y me advierte que tengo los vasos en total desequilibrio.
    Yo además, Mabel, nunca fui una amante de Cuba mientras estuve allí creo que soy infiel por naturaleza y siempre estoy en busca de lo que tengo). El malolor, el hambre, la asfixia, la falta de libertad me hacían creer que era una puta isla-cárcel de mierda, donde fatalmente había nacido y con la cual no compartía nada. No entendía mi sexualidad, tan distinta a la que en teoría debía tener una cubana típica, no sé casi bailar, no tengo caderas, no me gustaba ir a la playa...y soñaba desde adolescente con un país frío y diferente. Cuando crecí y me di cuenta que aquella mierda ademas estaba irremediablemente jodida por el comunismo, peor. Creo que no hubiera podido nombrar nada bueno de Cuba, creo que creía que la odiaba.
    La cubanía me parecía una estupidez inventada por algun sapingo comunista que nos quería dominar más fácilmente apelando a un sentimiento o a un sentido de culpa, identificando Cuba con la "revolución" ( que también!!)
    Me fui, y durante muchos años sentí el alivio del que escapa y ya se siente a salvo. Llegue a Italia, y deseaba tanto empezar de cero que toda la música, el cine, la literatura, todo para mi era en italiano. Recuerdo ir a cuba cada año, y no encontrar nada de nada que me pudiera gustar. Hace 6 años que me fuí de Italia, por suerte para mi, me estaba matando y yo ni cuenta me daba.
    Hace 5 años que estoy con faby ( al final una italiana en mi vida)...y no sé exactamente por qué he sentido y siento la necesitad absoluta de explicarle ...De explicarle por qué Cuba me duele...qué parte de Cuba me duele? He necesitado que ella lo entienda para poder amarla a fondo? para que me entienda quizás?
    Y he terminado descubriendo qué Cuba amo con toda mi alma. He recordado las tardes y tardes de boleros en mi casa, mi madre que siempre me cantaba, que cantaba a Ñico Membiela, a Tejedor, a Barbarito Diez, a Tito Gómez, a Roberto Sánchez...Mi padre y las guajiras de Guillermo Portables...Me he dado cuenta que siempre me encerraba en mi cuarto a escuchar trova santiaguera, las hermanas Martí, María Teresa Vera... Todo eso estaba dentro de mi, aunque ahora en Cuba no lo vea en ninguna parte. Y Faby vive enamorada de una Habana y de un campo ( casi una campiña idealizada y modernista) pero tiene que ver la realidad de fosa maloliente y grotesca que es Cuba. Vive dividida entre los videos y las fotos de esa Habana elegante de principios y mitad de siglo, de ese país joven e ilusionado, de esos edificios que inspiraban a los de Nueva York...y esta isla rota y de locos que ve cada año cuando regresa conmigo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Mabel, he estado leyendo todas las respuestas despaciosamente, como alguien que aprende e golpe muchas
      cosas sobre este mapa de Cuba formado por los perfiles de
      nuestra gente. Miriela me ha dejado impresionada,estoy
      cargada de lágrimas no lloradas ante la fuerza de sus explicaciones. En su decir creo que ahora me nace un amor
      extraño por Azucala, una empatia por su locura. El dedo tocó una llaga al tú comentarme sobre el fenómeno Azucala
      y sus videos que representaron para mí el portal a un día con el psiquiatra ya que he tenido que vivir el abuso de los vecinos (cubanos y no-cubanos) que no respetaban mi necesidad de silencio. Creo que es una falta de respeto al otro invadir su espacio psicologico y fisico de esa manera.
      Tenias razón: por poco me desmayo ante el "performance" del
      canto a la muerte del silencio! Por eso no pude integrarme o valorar su existencia. Miriela me hizo ver el problema, la destruccion, la implosiónde la pena, la muerte a gota de todas estas generaciones que gritan para saber que existen. Todo esta dicho en todas estas respuestas que he leido, pero queridoañadir esta pequeña nota porque yo encendí el fuego con mi reacción y me toca a mi aceptar que Azucala no es nada nuevo bajo el cielo. Tus palabras nunca fueron ofensivas. Tu blog elegante en el hablar. A mi me toca aceptar este comportamiento de mi gente y entenderlo
      como parte de un imaginario que contiene muchas probabilidades de ser.

      Delete
    2. gracias..le contesté mabel en privado casi por pudor, y porque no habia visto esto aqui. Un saludo y un beso grande.

      Delete
  3. sigue Miriela:
    En Cuba la gente esta loca, como resultado de todo esto y como mecanismo de defensa. La existencia tiene el peso enorme de la existencia de un enfermo. No tenemos ya ninguna utopía en el alma, ha sido precisamente una utopía la que nos ha puesto la soga al cuello. No se puede vivir sin ilusiones, sin utopías...no se puede vivir sólo pa comer asere...un pueblo entero no puedo vivir así más de medio siglo.
    En Cuba hay que volverse loco para sobrevivir...cada uno se monta su historia, y a aguantar.
    Yo me levanto siempre muy tempranito cuando estoy allí, para tomar el café con mis padres y escucharles y estar con ellos todo lo que pueda. Y luego me voy a dar una vuelta, las caras de la gente son caras de personas a las que una parte se le ha muerto, cada uno va con una cantidad de cadáveres encima...Por eso te digo, es como el infierno. La gente come...raro, cualquier cosa, a cualquier hora ( los que encuentran qué comer) con las miradas perdidas, es muy deprimente. Mi pueblo es un cementerio de zombies ... Ves a la gente peinándose en la calle, por ejemplo...hablando a gritos todo el tiempo...yo eso de pequeña no lo veía tanto..ahora es todo el mundo!
    Hemos tenido una dictadura que como un padre estúpido y autoritario borró o trató de borrar de golpe todo lo que existió antes del 59. Somos un experimento que yo creo que se les ha ido de las manos, en el sentido que es mucho más autodestructivo que lo que en sus mejores sueños pudieron imaginar. La mezcla de hombre nuevo, ateo a la fuerza, con un arte ideológico y politizado, con la misión salvadora de ser los creadores pachangosos del nuevo sistema del futuro...como una secta...ha fracasado estrepitosamente. Y ha caído de golpe en el otro extremo, la mas total vulgaridad, el consumismo mas voraz, las iglesias llenas de desesperados mas que de fieles.
    Quienes tenemos algo a lo que aferrarnos en el recuerdo, podemos buscar a Cuba en los pedacitos que quedan de ella, como un arqueólogo busca pedacitos para recomponer una pieza que ya no existe, y que ni recompuesta va a volver a servir, pero al menos puede ayudar a comprender o a reinventar lo que esa pieza fue. Quien no tiene nada...como este personaje que nos ocupa...bueno, no es que no tenga nada, tiene eso, lo esgrime y con su reggaeton corre al combate orgullosa aunque la patria la contemple espantada.
    Yo sigo amando la Cuba donde me puedo sentir finalmente a casa, pero es una Cuba que no tiene un lugar real. Por eso no me alivio con el viaje anual, es más, empeoro. Es como no tener hacia donde ir, y cada vez que encuentro a alguien perdido como yo, es como encontrar un tesoro, esa persona me da su pedacitos encontrados y yo le doy los mios.
    Esta chica en Cuba, no causa ni curiosidad ni desprecio, ni risas...creo que no causa nada. Sólo nosotros, los habitantes de una isla que existe nos reímos y alarmamos al mismo tiempo porque no sabemos en qué parte de nuestra Cuba meterla. Pero lo que pasa es que esa con forma de lagarto que esta ahí al sur de la florida, esa que parece un gigantesco hospital, por el cual ya no sé si siento amor o compasión, es más ella que tú y que yo. Cuba es eso, antes lo aceptamos ( yo aun no puedo) mejor.

    ReplyDelete
  4. Querida Mabel, lo que más me espanta es que es a estas alturas siga siendo imposible simplemente plantear una cuestión para suscitar un intercambio de ideas a nivel civilizado sin la intromisión de personas que sólo saben descalificar y atropellar el derecho de expresión de los demás --lo mismo que hace el régimen-- pese a que se autodefinen como contrarias a éste.

    Con respecto a Azucala,te agradezco que hayas informado al respecto, pues yo tampoco tenía idea de su existencia. Creo que es un fenómeno junto con los muchos otros de índole muy distinta que han surgido de la singular evolución de Cuba en los últimos 50 años, todos dignos de interés y de estudio, pues conforman ese nuevo ajiaco de la cubanidad actual, nos guste o no. Es la diversidad a la que no podemos oponernos si somos coherentes, pero una cosa es la diversidad en sí y otra la pérdida o la erosión de valores que, al menos algunos, quisiéramos contener o invertir --tarea difícil sin embargo en estos tiempos que vive no sólo Cuba sino el mundo... Desde luego, esto no es un análisis sino una mera divagación... Mi conclusión visceral y provisoria ante todo esto es que debemos seguir complementando sistemáticamente esas clases de cubanidad hasta cierto punto más estereotipadas o reductivas con otras clases de cubanidad más complejas y ambiguas: ambas vertientes han sido parte de lo cubano desde sus orígenes y hay que mantener esa complementariedad sin que la segunda se vea obnubilada por la primera, como pareciera ser la imagen de "lo cubano" que impera hoy en día. Y en ello los que representamos un estilo de cubanidad distinto al de Azucala --o al de Zoe Valdés, por poner un ejemplo no idéntico pero similar-- no debemos cejar en el empeño de contrarrestar, en nuestras intervenciones públicas, la performatividad histriónica con la serenidad reflexiva, por poner de relieve uno de muchos aspectos posibles. Y de ahí la importancia de los debates como el que tú has planteado acerca de Azucala en tu blog.

    ReplyDelete
    Replies
    1. María Elena, querida... gracias por tu entrada, tu discursividad brillante, coherente siempre... suscribo absolutamente lo que comentas y como has leído con atención y no dando patadas, verás que emplazo a ambos grupos, a los que banalizan y parecerían estar encantados de la vida con el arquetipo de lo cubano que Azucala propone y a los que sujetos a la premisa de la resistencia cultural y la preservación de los valores de una Cuba que definitivamente ya no existe, rechazan toda perfomatividad otra... ahi, justo en ese intersticio estaría el tema a debatir... ese adónde vamos y de dónde venimos... no tienes idea de los cientos de cartas secretas que he recibido de gente que insulta a Azucala y las otras muchas que la ven como un fenomeno mas provocado por la internet, esa auto-representación permisiva y accesible para todos y todo... no tenemos que estar de acuerdo. La idea es indagar, mirarnos con Lezama una vez más en el espejo... poder seguir... te abrazo

      Delete
  5. Hola, Mabel.
    Yo fui una de esas que en su momento colgó a esta chica el Facebook, entre risas y bromas, pero a la vez alucinada.
    Como Miriela (¡ella lo explica tan bien!) yo mientras estuve en Cuba nunca me sentí parte de esa identidad asociada a lo negro y al folclore (quizás más una imagen exterior de Cuba que interior). Yo soy blanquita, gordita, intelectualoide, patosa y nada de mover la cintura, de beber café ni ron ni fumar tabaco... Jamás fui a un concierto de ninguna orquesta de salsa... No me enorgullezco de eso, seguramente me perdí buenas formas de gozar. Simplemente soy así.
    Fuera de Cuba y también con más edad, me reconcilié en cierta forma con esa parte de la cultura nuestra, que nos guste o no, es también nuestra. Aunque no somos solo eso, por supuesto.
    Creo que Magali Alabau tiene también parte de razón, porque en este fenómeno se entrecruzan dos tipos de coordenadas diferentes:
    -Las coordenadas geográficas (en las que entraría la definición de "cubanía")
    -Las coordenadas sociológicas (lo que serían las clases sociales, los grupos étnicos, las tribus urbanas, los distintos niveles culturales de la gente, etc).
    Quizás, como dice Magali, tengan más en común determinadas clases sociales, grupos étnicos, tribus urbanas, etc) de diferentes países, que dentro de un mismo país.
    Por otro lado, hay cierta tendencia histórica también entre los "intelectuales" a despreciar, rechazar o menospreciar las formas culturales que entendemos más bastas, populares, "barriobajeras", etc... Sé que seguramente no es este el caso ahora, porque nada tienen que ver las expresiones de identidad cultural con enorgullecerse de no dejar dormir a los vecinos :-)
    Abrazos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Ileana, querida... gracias por tus atinadísimos comentarios que también suscribo... sí, el entramado es complejo y de exponer esa complejidad es de lo que va esta entrada mía... no quiero hacer esto en torno a mí, sino seguir el debate de ideas en torno al fenómeno cultural per se; pero te comento que siempre he tenido una especie de tercera posición o tercer ojo para los extremos... como tú jamás fui a un concierto de salsa en Cuba, pero recuerdo que mi primer gran amor y yo, nos enamoramos y comenzamos nuestra relación en un toque de santo por santa bárbara en donde bailamos aquella canción de carlos manuel: traigo el amor que te va a gustar, traigo la manzana en la cabeza... que en mi casa, como en la de miriela, mis abuelos y madre escuchaban a menviela, a luisa maria well, a barbarito, a benny; pero en las fiestas nos despelotabamos con los van van... que soy la única de mi familia que en cinco generaciones ha ido a la universidad (o sea, la única) y por lo que se avizora seré la única de las próximas cinco... de modo que no me van las poses intelectuales... me reí con azucala antes de caer en esta mi debilidad de pensar... la creo tan válida como una josefina méndez haciendo una Odette en pleno lago de los cisnes... lo de los vecinos me sigue chirriando; pero eso no es asunto mío y lo tengo claro... la cosa es tratar de hallar balances entre las representaciones... mi libro a salir por cuarto propio chile, trata de defender que las imagenes de mujer que la FMC establece como las de mujer cubana en nada tocan la realidad de la cuba post-sovietica... que en esa cuba lo que pulula en terminos de mujer son las balseras, las jineteras, las lesbianas, las drogadictas y una larga lista que también contiene a disidentes politicas, emigrantes, estudiantes, amas de casa, locas, abuelas... o sea, he escrito 300 paginas para defender las variantes azucalas del mundo... compensar imagenes, por ahi iria la cosa... te abrazo

      Delete
  6. Sin duda, mirarnos y reconocernos en nuestra diversidad... Como bien dice Magaly, Azucala representa un tipo de exasperación y desparpajo que existen actualmente en todas partes, y con mayor razón en Cuba donde la irracionalidad y el cinismo estatales han llegado a extremos inenarrables. Reconozco a Azucala y lo que ella representa como una parte de la cubanidad actual; reconozco a nuestra atormentada Cuba en Azucala. Pero me pregunto si Azucala se reconoce en mí, por ejemplo... Quisiera que así fuera. ¿Tendrá ella idea de que existe gente como yo, cubana también, aparentemente tan distinta a ella, o al menos con una experiencia, también cubana, también de exilio, tan distinta a la suya? ¿Se reconocerá ella en mí y valorará lo que yo represento como cubana? Concuerdo contigo, Mabel, en que es un tema muy importante para tratar de empezar a conciliar, a conformar la imagen de una potencial Cuba común que por fuerza será un factor humano nuevo, producto de incontables cruzamientos e injertos. Concuerdo asimismo totalmente con Magaly... como dije en mi comentario anterior, Azucala representa un aspecto de la cubanidad que ha estado ahí siempre, tal vez exacerbado ahora --pero ni tanto-- por la demencia contemporánea generalizada. Sería interesante saber qué piensa Azucala sobre todo esto... Mabel, ¿por qué no la entrevistas para tu blog?

    ReplyDelete
    Replies
    1. me parece una idea fantástica, melena... se la voy a proponer... sí, a mí también me gustaría que azucala se reconociera en ti, en mí, que soy de su generación y veo el mundo con otros ojos y bailo y digo pinga desenfadamente; pero que a la vez entiendo mi ser cubana a tu lado en Viena, en pleno rodeo tejano, con pastel de guayaba en el versalles y cuando lloro en la opera mientras matan a la butterfly... se lo diré a ver si acepta... mil gracias por tanta lucidez...

      Delete
    2. Dice Magali Alabau: Si Azucala está consciente o no de otros aspectos de la cubanidad todo depende del grado de entendimiento o conocimiento que ella posea. A juzgar por el prototipo, por la presentación, opinión quizás injusta de mi parte, no creo. Pero es irrelevante porque como dice Mabel el fenómeno es lo importante. Azucala es la información de lo que la revolución produce en gran cantidad. Cada vez que voy a You Tube a buscar música de Cuba me tropiezo con la miseria, la chusmeria, la ignorancia, la manera de hablar, el destrozo y las ruinas, la locura y la angustia. ¿Es este el resultado concreto de ese amor al pueblo que la revolución ha vociferado a todo el mundo? Y repito, creo que en todo el mundo estas apariciones ocurren pero proporcionadamente junto a otras manifestaciones culturales. En Cuba esto es lo que más sobresale en la población y Azucala definitivamente está manifestando el verdadero rostro de la suciedad moral del régimen que condena a los jóvenes, a los viejos, a todos de una manera u otra a vivir una vida parasitaria. Los ha hecho mendigos, sí, están lanzados por la calle del medio como las pobres jineteras que pudieran ser mi sobrina o la nieta de una compañera de escuela que para ganarse unos dólares y comprarse lo que solo la elite castrense y los que reciben dólares pueden tienen que venderse a esos asquerosos que vienen de afuera porque saben ya de la mercancía. Ese desparpajo, el descaro, el insulto a través de muecas es lo único permitido en ese manicomio que Cuba es. A estas alturas pienso que es una forma de disidencia vital. Quizás uno de esos paseantes en Oslo se haga alguna pregunta sobre esta vendedora de maní que parece una aparición entre ellos antes de comprarse un pasaje turístico a Cuba.

      Delete
  7. Alguien que prefiere no ser identificado dijo:

    Te felicito por el tacto con que escribiste esa entrada. Mi reaccion es parecida a la de Maya, + tremenda culpabilidad, cuando conoci a Azukala en facebook, era una persona muy deprimida, que andaba muy mal. Salio de Cuba con un noruego, aquello fue de infierno y este es su segundo marido noruego. En aquel entonces abrio un espacio web donde programaba musica para cubanos y demas frivolidades; luego un blog de cuentos y poemas y nunca llegue a entender sobre su familia pues eran datos confusos o puros inventos.

    Pensé decirle por correo privado, y dada la afeccion que le tenia lo que pensaba, por suerte me calle. No tengo tu tacto. El problema es que no es una nena, tiene mas edad que tu, mi santa, en los cuarenta bien entamados, y nos molesto que ella no prestara atencion a su hija, en face la fue borrando poco a poco de su historia, ( es una jovencita) Después le dio por la poesia y se autopublico un libro, es un HORROR, faltas de ortografia por milimetro cuadrado, despues se ha rodeado de un equipo de chicas que se declararon abiertamente en face como "luchadoras", entre nos, jineteras que viven en Italia y por Noruega.
    Le dio por hacer teatro cubano, y habia que tocar madera. Fue a Miami este verano y se empato con lo peorcito de la farandula folclorica patetica, salio en la TV, y puso la voz nasal, es decir "se solto", empezaron los videos por segundo...
    en fin, quizas ya sepas todo eso...no sé, me deja perpleja, y tambien me dije, joder que amargada estas que no le ves gracia a nada de eso. Me curas con tu entrada.

    te quedo muy bueno, no es ofensivo, es sabio, pero son cosillas que si uno guarda en la garganta germinan como boniatos y no sabe después donde meterse.
    Me da pena, es la conclusion, todo eso me llena de pena.

    Besos

    ReplyDelete
  8. mas de Miriela:

    Le estaba leyendo todo esto a faby...que me mira con su carita y me dice, " mi amor, es una loca...y es el resultado de la educación en cuba". Hay un hecho, en cuba ha sido política de estado romper con las formalidades que comunmente llamamos educación. Recuerdo que quien fuera educado era tildado de burguesito, o de maricón, depende. Ese personaje heróico de nuestra tragicomedia, " el pueblo" esa amalgama de personas sin barreras, sin formalismos, ha sido una manera de igualarnos, y nos hemos igualado por lo bajo, como no podía ser de otra forma. Mabel, el mes pasado aquí en casa, Fabian, el novio de Yade, me contaba que tiene un primito en Cuba, un niño de unos 10 años, que simplemente tiene el "defecto" de cuidar un poco su dicción. Pues lo tienen frito en la escuela " oe tu niño, tu habla maj raroo, tu habla raro una pila..habla bien asere tu que parecej ejtranjero"
    Y mira, de la mujer de la FMC, de ese ideal patético que mezclaba a la madre y la miliciana ( una mujer con un niño en una mano y el fusil en la otra..ile, mètele!!) esa forzadura de la mujer se ha convertido, como el escarabajo de kafka pero en caribeño ( o sea, una cucaracha), en una tipa en lycra con un bolso de brillo en una mano y una pizza doblada en la otra.
    A cuba llegará un día (llegará??) en que habrá que rehacerla sobre muchas azótalas. Unica nota positiva :Yo, como comentaba una amiga tuya por ahí arriba, me alegro que se les aparezca a los noruegos con esas pintas vendiendo maní, sería perfecto si tuviera la cara del che en el delantal..y si fuera el che "perreando" con el reggaeton..ahí sí me hago su fan.

    ReplyDelete
  9. http://www.youtube.com/watch?v=f5XYz9MwoKM&feature=youtu.be

    ReplyDelete
    Replies
    1. gracias, angel... ya esta puesto tu video...

      Delete
  10. no si yo me he quedado como el pobre vecino...no entiendo nada. Bueno menos en lo que se oye su voz la más alta..jajaja eso mismo dirá el noruego que vive al lado. Un beso!

    ReplyDelete
  11. la poeta Magali Alabau contesta por email:

    Te respondo en cortas frases porque este tema es propio de ensayos.
    Azucala es un fenómeno cubano como los que se dan acá en los Estados Unidos. Ejemplos se encuentran muchos en el hip hops y raggae. Y el cubano-americano Pitbull. La diferencia es que ya estos son famosos y se presentan pulidos. En otros tiempos no fue así.

    ¿Alguien deplora la americanidad de estas figuras?
    Pienso por los videos que vi que Azucala representa sí, cubanidad pero nuestra cubanidad es como un calidoscopio no existe solo ese aspecto. Creo que este fenómeno existió antes y después de la revolución aunque el contexto ahora proyecta la Cuba de hoy.

    Lo del bebé en la internet es otra cosa. Como se puede exponer todo ahora, todas las perversiones, todas las matanzas, todo lo intimo pues alguien hizo este video que no tiene que ver con la cubanidad. Es deplorable y una explotación. Que yo sepa no es la regla sino la excepción.

    Lo de tu mamá es una cuestión personal. Por mujer, porque necesita que la escuchen, porque está de visita y le dan atención mientras que allá nadie lo hace. Es como ser Reina por un día. Los cubanos hablamos mucho con o sin revolución pero imagínate si allá hay represión pues dónde puedan hablar van a hablar. Pero somos de monólogos, errabundos y medios locos antes y después de la Revolución. Fidel Castro es el símbolo perfecto. La incontinencia verbal de Azucala no es menor que la histeria de la Lupe. La revolución ha intensificado nuestras características. Incontinencia verbal es parte de nuestro carácter. Eddy Chibas, Pardo Llada, Fidel. Te ande el video de Celia porque ahí está la cubanidad nuestra, parte. Esta gente son cubanos de aca probablemente nacidos en USA.

    Azucala no refleja solo cubanidad sino universalidad. Esta pasando en paises capitalistas, en Rusia acaban de condenar a una banda de mujeres, lo veo en las peliculas, en la musica. Es una expresion de la locura en que vivimos tanto alla como aca, hay una desesperacion latente que por suuesto tiene expresion en la musica y en la musica popular es intensa.

    ReplyDelete